Cómo se puede pronosticar el clima?

Los pronósticos se hacen colectando tantos datos como sea posible acerca del estado de la atmósfera (particularmente temperatura, presión atmosférica, vientos, humedad y precipitaciones) y usando conocidos procesos atmosféricos (a través de la meteorología) para determinar los patrones futuros atmosféricos. Antes de explicar cómo se predice el clima, es conveniente comprender de dónde viene.

Cómo se puede pronosticar el clima?

Los pronósticos se hacen colectando tantos datos como sea posible acerca del estado de la atmósfera (particularmente temperatura, presión atmosférica, vientos, humedad y precipitaciones) y usando conocidos procesos atmosféricos (a través de la meteorología) para determinar los patrones futuros atmosféricos. Antes de explicar cómo se predice el clima, es conveniente comprender de dónde viene. A medida que el aire cálido y húmedo se eleva, también se enfría y su agua se condensa en partículas suspendidas en el aire, como el polvo. Todas estas son decisiones que dependen de pronósticos meteorológicos precisos y confiables tanto como de la comprensión de los patrones históricos del clima, según Emmet Soldati, de weather Analytics.

A pesar de los avances tecnológicos, incluidos sofisticados sistemas informáticos, sólo se puede pronosticar el tiempo de forma relativamente precisa con unos días de antelación, pues los innumerables factores que determinan la temperatura y las condiciones atmosféricas están sometidos a una probabilidad de cambio muy alto. En épocas de inestabilidad atmosférica como el otoño y la primavera es más difícil acertar en la predicción. Pero esta sencilla técnica no tiene en cuenta las condiciones cambiantes, como las tormentas que se forman rápidamente por convección (típica de las tormentas eléctricas) o frentes móviles que cambian la temperatura. Esto lo toman como prueba de que los científicos no pueden predecir el clima de la Tierra dentro de unos años o incluso décadas.

El aire más frío es denso y no puede retener mucha humedad, mientras que el aire más cálido es menos denso y puede contener más agua. Sin embargo, los meteorólogos no siempre aciertan en el pronóstico, especialmente en épocas de inestabilidad atmosférica como el otoño y la primavera, que es cuando las variables son más cambiantes. Este patrón de calentamiento oceánico y sus efectos asociados en la atmósfera ejerce una fuerte influencia más allá de los trópicos que puede incluirse como factor en las predicciones climáticas. Jorge Carballido Ramí­rez, meteorólogo egresado del SMN y jefe de oficina del Centro de Prevención de Protección Civil en Coahuila, en entrevista con MILENIO nos explica cómo se pronosticar el clima partiendo de que estos datos sólo son un pronóstico y siempre hay un margen de error.

Sin embargo, pronósticos tan desastrosos como aquel de Fish -quien era y sigue siendo un respetado meteorólogo- son cosa del pasado, dicen los expertos. La Oficina meteorológica de Reino Unido (Met Office) dice que sus previsiones del tiempo de cuatro días son tan acertadas como lo era el pronóstico de un día hace 30 años. Otro fenómeno que se da en zonas muy pobladas, según el meteorólogo Edgar Carballido, son las islas de calor, que consisten en que la temperatura se ve afectada por otros elementos generadores de calor como los carros, el pavimento, los edificios, las personas, que provocan lluvias en zonas muy especí­ficas cuando en otros lugares, incluso de un mismo municipio, el cielo está despejado. Los científicos europeos de antaño, como Galileo, utilizaron estos instrumentos para tomar los tipos de medidas que algún día explicarían los fenómenos meteorológicos.

Los radares terrestres, los globos meteorológicos, los aviones, los satélites, las boyas oceánicas y más pueden proporcionar observaciones tridimensionales que un modelo puede utilizar. Pronosticar situaciones de alto impacto, como huracanes, tornados e inundaciones, es más desafiante y conlleva mucho más en juego.

Dejar respuesta

Los campos obligatorios están marcados como *